Las pasas de uva son consideradas uno de los frutos secos más nutritivos. Son libres de colesterol, bajo en sodio y alto en fibra; y completamente libre de grasas.

Son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes; pero principalmente son una gran fuente de energía, ya que contienen altas dosis de hidratos de carbono. Por este motivo es muy recomendable su consumo en deportistas y personas que mantienen una alta actividad. Al estar secas el concentrado nutricional es mayor, ya que la uva ha perdido el agua y se han quedado los azúcares que son los causantes del característico sabor de las pasas y su alto contenido energético.

Junto a esto debemos destacar su alto contenido en potasio, necesario para mantener un perfecto funcionamiento del organismo, ya que nos ayuda a eliminar líquidos del cuerpo, pues es un buen diurético, y a mantener nuestros tendones y articulaciones a raya, ya que evita la aparición de calambres.

Los frutos secos contienen una serie de sustancias nutritivas valiosas para la nutrición humana. Proteínas, fibra vegetal, minerales y vitaminas, especialmente las vitaminas E, A, B1 y B2.

La comunidad científica ha reconocido, además, los efectos beneficiosos de los frutos secos sobre patologías CARDIOVASCULARES. Se estima que el consumo regular de un puñado de frutos secos reduce el riesgo cardiovascular en un 30-50%.